Los cambios sociales implican modificaciones en el consumo de los compradores, eso golpea de manera directa a las marcas que se ven directamente afectadas por ello. Los hábitos de consumo son aquellas actividades de compra – venta que se manifiestan con similitud en un sector social y que maneja una periodicidad de compra constante, cuando esto se modifica, algunas compañías incrementan sus ventas y otras disminuyen ese rubro.

La pandemia trajo consigo muchos cambios y entre ellos la forma de consumir de los usuarios y los productos modificaron su jerarquía en el mercado, incrementando algunos sus ventas como todos los productos que tienen que ver con higiene personal o el cuidado de la limpieza del hogar y disminuyeron aquellos productos o servicios no considerados de primera necesidad para hacer frente a la situación de confinamiento.

Un estudio de Mckinsey and Company, realizado entre el 10 y el 17 de abril, detalla el comportamiento del consumidor mexicano en la llamada “Era COVID”.

Uno de los hallazgos esperados fue que los servicios de video y streaming aumentaron usuarios en muy poco tiempo, e incluso muchas personas dijeron en el estudio que esperaban reducir sus viajes, visitas a centros comerciales y eventos sociales después de la cuarentena.

También mencionaron que:
“El gasto en los bienes que adquirimos ha cambiado drásticamente: por ejemplo, en productos no esenciales, como electrodomésticos, se está viendo una intención negativa de compra a corto plazo de hasta 75%; mientras que el adquirir comestibles y productos para el cuidado del hogar ha aumentado hasta en un 61%.”

Fuente: Revista NEO

#EstudiaMercadotecnia y desarrolla estrategias creativas para enfrentar el contexto social en el que nos encontramos.

¿Quieres estudiar #Mercadotecnia pero no sabes si es lo tuyo?
Contesta el test =>